« La Tolonga »

Mas ácido que el limón.

Archivos por Etiqueta: random

Creo que soy Sonámbulo…

sonambulo_4 Y creo que tu también lo eres, pero es que por mas lógica que le meto al asunto, no puedo encontrar otra explicación. ¿De que coños hablo? Pues lo que me pasa todos los días al despertar, simplemente me encuentro con velcro en los ojos y me cuesta mucho trabajo despertar.

Soy de los que a las 09:10 p.m. ya esta listo para echarse el clavado a la cama, bueno, no tanto así, aunque no soy de los que ya se desvelan (es la edad, algún día lo entenderán). El día de hoy sentí que la cama tenia un imán y yo era de hierro o una jalada así, simplemente no podía despegarme del colchón. Voltee a mi alrededor cuando por fin pude despegar mis parpados y vi que estaba todo destapado.

Así que mi lógica me dice que paso esto:

Mi mente espero a que me quedara dormido, al suceder eso un demonio infernal se apoderó de mi, se puso mis mejores ropas… o las únicas que tengo y decidió que era buena idea salir a vivir la vida loca. Así que mi yo poseído llego al antro para bailar y beber como si fuera el fin de los tiempos. Pasaron las horas rapidamente, y como Cenicienta vi que era ya casi la hora de que sonara el despertador, así que el maldito demonio infernal usó alguna magia milenaria para teletransportarme a mi cuarto que hizo que mi ropa se desintegrara en el tiempo y espacio… Caí bruscamente a mi cama mientras 4 súcubos me esperaban sedientas de sexo, brincaron hacia mi,  empezaron a violarme y secarme todo mi ser. Afortunadamente sonó el despertador.

Y es lo que creo que pasó, porque un zapato que me quite anoche no estaba donde lo deje, así que es lo mas lógico que haya pasado. ¿Si no, por qué me siento tan cansado? Malditas súcubos.

Ser o no educado, ahí el dilema.

Buenas, hoy me paso algo curioso, que de hecho me hizo pensar en el trayecto del transporte. Ser o no educado, ¿Por qué lo digo? Porque hoy tuve conflictos éticos y morales al ir sentado en el camión. El darle el asiento a una señora obesa que recargaba su panza en mi pierna.

Es obvio que si dirían muchos, pero aquí esta la cuestión, me levanto junto con mi novia a las 4:45 a.m para ir a su escuela, creanme, si es un sufrimiento levantarse a esa hora, pero ahí estamos. Salimos de su casa cronometrados a las 5:50 a.m. Para ir a tomar el transporte, obviamente a esa hora la demanda es mucha, lo que hacemos es irnos a la primera base, donde sale el transporte (es el macrobus), bien pudiéramos tomarlo en una base cerca de nuestra casa, pero no, optamos por irnos donde sale el macrobus, que técnicamente es ir a la dirección contraria de nuestro destino. ¿Por que lo hacemos? Como lo mencione es por la demanda, no agarramos lugar, la gente es mucha y los arrimones son constantes, y si tomamos el primero que sale, las probabilidades de agarrar lugar son mayores, es media hora de camino. En ocaciones hasta dejamos pasar algún camión por que no iremos sentados.

A lo que voy es que después de hacer ese pequeño sacrifico, tenga que dar mi lugar a alguien que se le hizo tarde, no hace el intento de caminar un poco mas para llegar a la base del transporte y me vaya parado. ¡Mamón! Me van a decir, pero creo que ser educado es una opción, no una obligación. Y mi opción es no ser educado de 6:00 am a 7:00 am.

Creanme que en mi mente se desato una batalla épica apocalíptica entre mi razón, mi moral, mi ética y mi valemadrismo. Me educaron para respetar al prójimo, ayudar al débil, tomar el camino correcto, pero esas son chingaderas, si quieren ir sentados que se levanten mas temprano y hagan un esfuerzo.

Gracias, esos fueron mis 20 centavos.

El primer día de clases.

Llego el primer día de clases, ese día que es inevitable para muchos, afortunadamente yo ya no tengo preocupaciones por ese día, pero es gracioso aun leer o escuchar las típicas mentadas por la llegada de este día.

Aun recuerdo cuando entre a la primaria, no quería, me aterraba el asunto, al carajo el conocimiento pensaba, lo que quería era seguir viendo caricaturas y desayunar cereal. Obviamente eso cambio gradualmente, las amistades surgieron, las alianzas y el famoso recreo, el cual era una válvula de escape para las tediosas clases, y si eran tediosas, por que solo tenias un maestro, siete horas de una maestra gritona, que lo único que sabia hacer era vociferar estupideces y pegar con la regla de un metro o el borrador cuando este estaba a su alcance.

La secundaria fue un cambio radical, yo iba irradiando inocencia, era el regordete que esperaba que todo fuese igual, pero al llegar fue una sorpresa, ver a aquellos compañeros con mas barba que Osama Bin Laden, mas bigote que Mauricio Garcés, o aquellas compañeras que ya tenían mas chichis que Sabrina, era otro mundo, aun así los primeros días fueron buenos días, ese primer día solo fue para darme cuenta que nunca iba a encajar en el grupo de los Neanderthales, así que solo tuve que conformarme con gente como yo… Geek.

La preparatoria fue lo mejor que me pudo haber pasado, técnicamente me convertí en un Bully, mi objetivo eran los de secundaria, fue genial, esos años de abuso hacia mi persona ahora eran canalizados hacia otros, mas pequeños, mas débiles. No era el mas popular, pero estaba en un grupo medio, ustedes saben como es la preparatoria mis lectores, es como una jungla, tienes que aferraste al grupo de los mas fuertes para disfrutar la estadía, no quieres estar en el grupo que es sodomizado por los mas grandes. Pero eso trajo consecuencias, al apartarme del grupo geek mi rendimiento escolar bajo considerablemente, mi Padre casi me crucifica del poste de teléfono.

Aun así pude arreglarmelas para salir adelante y llegue a la Universidad, lo mejor que me ha pasado, desde el primer día hice amigos, es obvio, alguien que usa Hawaianas en la ciudad debe de ser un semental pensaban… ¡Claro!… Que no… Solo venia del puerto, pero aun así esas playeras me abrieron la puerta a muchas fiestas, los primeros semestres ya era conocido como el borrachín de la generación, no es algo de lo que me enorgullezca, pero es algo para recordar y jamás contarle a tus hijos.

Los primeros días de escuela son difíciles, para unos mas, pero a final de cuentas eso queda atrás, los amigos hacen la estadía mas cómoda, jamás podrás escapar de los deberes escolares, pero aun así tendrás buenos ratos en esa cárcel de conocimiento.

Este post reflexivo nostálgico es traído a ustedes por la Santa Hueva, contigo en los mejores lugares de ocio.